Retrospectiva 2015


Por Duncan Wingen Sánchez

Lo bueno de los que nos gusta la Meteorología es que vivimos siempre mirando al cielo, con un ojo mirando hacia arriba y otro abajo, vivimos en las nubes.
Y es que con la mirada también se puede volar. La paleta de melancolía de una puesta de sol o el parco ladrido de un trueno, la orquesta sinfónica de una lluvia que poder escuchar bajo un grueso edredón en invierno. Una niebla espesa que ahoga la belleza del paisaje con sigilo, mientras todos duermen y con la luna de testigo. Aquellos días de cielo azul y nubes de azúcar que nacen, flotan y mueren, divagando sin rumbo hacia un horizonte infinito, ¿una metáfora de la vida?. Cada noche, el lienzo celeste se borra para dejar en blanco la historia que se escribirá al romper el alba; cada día es una oportunidad para admirar, soñar, volar.
¿Qué sería de nosotros sin aquella puesta de sol en la que podemos confiar una lágrima por un amor perdido? De aquella tarde de verano sin el cielo encendido? O de aquellos días en que el aire se enfurece y las nubes se inflan de odio, cuando el cielo se viste de luto y los cristales de las ventanas lloran bajo una lluvia de melancolía, cuando el frío nos abraza con su lúgubre hostilidad y el viento nos acribilla con zarpas de hielo, es en esos días cuando más sonreímos, llamadnos locos, que nosotros nos conformamos con ser felices


Foto 1- "Ebullición Ibérica". (22/08/15) Sobre el sistema Ibérico
Típica tarde convectiva de verano, campos de cúmulos creciendo sobre el sistema Ibérico, uno de los nidos de tormentas más importantes de la península



Foto 2- "Virguerías en el cielo". (23/11/15) Cala Mayor, Palma
Virgas de nieve iluminadas al amanecer, un éxtasis de colores y texturas



Foto 3- "La burguesía nocturna". (14/08/15) Cala Mayor, Palma
Núcleos tormentosos alimentados por las tibias aguas del mar Mediterráneo, a finales de verano la convección suele ser mayoritariamente marítima



Foto 4- "Nubes luminiscentes". (14/08/15) Cala Mayor, Palma
La cabeza de un cumulonimbo se ilumina por unos segundos, dejando entrever una nube pileus



Foto 5- "La fiera". (04/09/15) Cala Mayor, Palma
Supercélula HP en todo su esplendor con nube estantería y coloración verdosa. Pocos minutos después de captar la imagen cayó granizo como bolas de billar sobre la ciudad de Palma



Foto 6- "Parhelio entre los mástiles". (03/03/15) Puerto de Palma
Los parhelios o falsos soles se hacen más anchos y se alejan más del sol cuanto más bajo está este en el horizonte



Foto 7- "Cirrus con sorpresa". (12/02/15) Cala Mayor, Palma
Con paciencia y años de observación uno va ‘’cazando’’ meteoros cada vez más inusuales como este parhelio de 120º enmarcado en un arco parhélico



Foto 8- "Lluvia de colores". (23/11/15) Cala Mayor, Palma
Grueso arco-iris desplomándose sobre el municipio de Calvià (al oeste de la isla)



Foto 9- "Cencellada". (05/01/15) Rheinbreitbach, Alemania
Las gotas subfundidas de la niebla se congelan rápidamente al entrar en contacto con los árboles, debido a un repentino cambio de presión interna



Foto 10- "Burbujas de hielo". (05/01/15) RheinBreitBach, Alemania
El aire queda atrapado bajo un manto de hielo



Foto 11- "Fuerzas opuestas". (31/01/15) Cala Mayor (Palma)
Un mar de fondo opuesto a la dirección del viento da este resultado: olas despeinadas



Foto 12- "El rascacielos". (09/06/15) Cala Nova (Palma)
Bonanza meteorológica y severidad, presentes simultáneamente sobre la isla. Es un reto para los meteorólogos la predicción de estos fenómenos tan localizados