SEGUNDO PREMIO: "Detén mi tiempo"


Por Carlos Castillejo Balsera

12 fotos, 12 instantes de muchos grandes momentos que pasé contigo. Sigue haciendo más extenso mi tiempo. Dilata cada instante...transfórmalo de algo anodino a algo intenso. Dame vida, descarga toda tu energía conmigo, en cualquier lugar, en cualquier momento...haz cada instante eterno....quiero vivirlo contigo ....Detén mi tiempo!!!

Foto 1- "Barcelona". Barcelona 1 de febrero 2015
De fondo podría sonar “Gitana hechicera”, de Peret. Ella tiene poder, ella tiene poder, Barcelona es poderosa, Barcelona tiene poder…. Pero esta enorme ciudad, llena de actividad y de bullicio, acaba de someterse al poder de una pequeña tormenta de invierno que ha cubierto sus calles de granizo.



Foto 2- "Cada sol tiene su ocaso". Montserrat 30 de marzo 2015
Es un proverbio árabe que se cumple a diario. Un simple paseo por La Mola se convierte en algo especial. La puesta de sol coincide con estos altocúmulos lenticulares que se forman porque el viento ha decidido soplar con más fuerza.



Foto 3- "Pintando el cielo". Les Franqueses del Vallès, 23 de abril 2015
Hay días en que te levantas temprano, vas a trabajar y durante el camino no puedes apartar la mirada del cielo. Esos días me pregunto si Van Gogh también ha decido madrugar y pintar sobre el lienzo azul del cielo, sinuosas pinceladas de cirrus.



Foto 4- "No vamos a esperar que pase la tormenta". Barcelona 14 de agosto 2015
Después del calor sofocante y de la monotonía anticiclónica del mes de julio, agosto empezó con varias tardes de tormentas veraniegas. La del día 14 nos hizo levantar de la tumbona y correr hacia la costa. Allí nos encontramos con una violenta tormenta: se desplazaba lenta pero acompañada de intensa lluvia, niebla, viento, fresquito y… muchos rayos!



Foto 5- "Volvemos a la carga…". Villarobledo 22 de agosto 2015
Regresamos de Cádiz. Las nubes de tormenta nos acompañan durante todo el camino. Como dijo William Shakespeare: el destino baraja las cartas, pero nosotros somos los que jugamos. Pues eso, relajados de las vacaciones, desviamos nuestro camino para seguir el de las tormentas.



Foto 6- " Parece que vaya a caerse ". Tarragona 2 de septiembre 2015
Es viernes por la noche. Algunos deciden salir a cenar, otros ir al cine… y otros pocos decidimos disfrutar del espectáculo de una tormenta. Ésta de Tarragona es de las que no defraudan. Parece que vaya a caerse el cielo.



Foto 7- "No hay dos iguales". Sitges 26 de septiembre 2015
En septiembre hubo varios episodios tormentosos. A menudo las personas olvidamos lo que decimos, lo que hacemos… pero es muy difícil olvidar los efectos que la adrenalina provoca en una noche de tormenta como esta.



Foto 8- "Si Tesla viera esto". Campllong (La Selva - Girona), 06 de octubre 2015
Se calcula que cada rayo descarga entre 1.000 y 10.000 millones de julios de energía, con una corriente de hasta 200.000 amperios y 100 millones de voltios. Esa noche íbamos sobrados de energía.



Foto 9- "Ocres, verdes, rojos y blanco". P. N. de Ordesa y Monte Perdido 18 de octubre 2015
Los días se acortan, las temperaturas son menos cálidas, se va deteniendo la producción de clorofila, desaparece el color verde de algunos árboles. Entonces aparecen los otros pigmentos: los colores del otoño que se entremezclan con la niebla matutina.



Foto 10- "Northen Lights o las luces de la noche". Holt (Noruega) 10 de noviembre 2015
Una eyección de polvo solar al chocar con los átomos de la magnetosfera produce una potente aurora boreal y que broten las lágrimas en mis ojos.



Foto 11- "Auroras… o como enmudecer". Kvaloya (Noruega) 11 de noviembre 2015
Has visto miles de fotografías de las luces del norte… pero cuando a las cuatro de la tarde (noche cerrada) el cielo se tiñe de color verde -casi fosforito-, amarillo –canario- y rosa –fucsia-… no encuentras las palabras, disfrutas.



Foto 12- "Niebla". L’Ametlla del Vallès 11 de diciembre 2015
“Nadie se queja de la niebla. Ahora ya sé por qué: aunque resulte molesta, permite hundirse en ella y sentirse seguro”( Ken Kesey). La estabilidad atmosférica y las anormalmente altas temperaturas de este diciembre favorecen la lectura.